sábado, 19 de diciembre de 2020

EL INVIERNO YA HA LLEGADO...



Las primeras nieves del invierno no han cuajado en los altos de las montañas. Las ligeras lluvias de este otoño, escasas, pintan los claros y los prados de verde. Ahora, los montes caducifolios se muestran con otras formas, otras dimensiones. Los árboles y arbustos ya se han desprendido de sus hojas, pues no las necesitan para vivir durante la estación. El ambiente es húmedo, fresco, renovado. Por el cielo se ven las siluetas de algún milano real, ratonero común o corneja. Por los árboles y arbustos, se ven algunas familias de trepadores azules y de mitos, carboneros, herrerillos, un pico menor, algún petirrojo señalando su territorio... Y el ladrido de un corzo, acompañado de dos hembras, que delata mi presencia por esa zona del monte... El invierno ya ha llegado para quedarse. Tenemos unos tres meses para vivirle... Como nosotros entendamos.


A lo largo de este invierno vamos a vivir días muy variados, en cuanto a la climatología y a las situaciones que se van a suceder.

Va a ser un invierno distinto a los anteriores, donde los acontecimientos naturales y sociales, van a marcar el rumbo del año venidero. Dice el refrán, que “de Pascuas nevadas, primavera con galas” Falta hace que nieve y que llueva este invierno, para que se limpien bien los cauces fluviales de nuestra geografía y se recarguen los acuíferos, que están bajo mínimos.

Todavía quedan unos días para que termine el año. Con esta imagen, típica de la España auténtica, me despido del 2020. Feliz 2021.




Las primeras nieves del año dejan imágenes que se recuerdan en el tiempo. Imágenes de tiempos vividos, que pierden su nitidez con el tiempo, pero que quedan imborrables en la fotografía. Aquella tarde de la víspera de Reyes de 1999, la dehesa seguía cubierta por una espesa nevada de unos veinte centímetros, que cayó la noche del día anterior. Los toros bravos buscaban los pastos debajo las encinas y los quejigos, donde menos espesor tenía la nieve. En un pequeño valle de la ladera, con la puesta del sol, se cruzó el toro que vemos en la fotografía.


Hace unos noventa mil años, los hombres de neandertal que habitaban la Península Ibérica ya usaban móvil. Un móvil de piedra, elaborado con las diversas piedras que afloran en la geografía. El que vemos en la fotografía es de cuarzo blanco. La función de estos móviles, era la de descuartizar las piezas que cazaban, elaborar herramientas y defenderse de posibles enemigos. Un móvil elaborado con recursos naturales de bajo coste, que utilizaban a diario para vivir. Hoy existe otro móvil, más sofisticado, que bien utilizado puede ser una herramienta importante con muchas utilidades. Pero, el móvil que utiliza hoy la mayoría de los hombres y mujeres de esta época, es para identificarse como un usuario más que lo posee, para entretenerse con él y para crearse un hábito que no necesita. Un móvil hecho con minerales que está creando mucho sufrimiento en los países de origen.

Dentro de otros noventa mil años, el móvil del hombre de neandertal seguirá sobre la tierra, como testigo de una especie que pasó sobre ella sin dejar una huella negativa.



Los ríos ibéricos con vida, se convierte durante el invierno, en las zonas donde pasan la estación fría numerosas especies de aves, muchas de ellas procedentes del norte y centro de Europa. Aquí, aunque no lo parece, castiga menos el frío y abundan los recursos para alimentarse. En las primeras luces del día, encontramos a una garza real pescando en uno de los cotos que tiene en este tramo de la ribera. Desde que amanece, hasta entrada la noche, va visitando sus diferentes cotos de caza, donde sabe que especies puede capturar en las determinadas horas del día y de la época. Peces, crustáceos, insectos, reptiles, topillos, ratones, ratas de aguas y pequeños gazapos, forman parte de su alimentación. Como un ánima, quieta, nada le pasa inadvertido. Todo lo controla, y para ella todo tiene un significado y una información muy valiosa, de la que va a sacar provecho a lo largo de su vida, en los determinados momento que lo necesite. Seguramente, ya ha pasado algún invierno en este tramo del río. Sabe en que condición climática y a que hora, puede pescar en cada tramo, donde puede cazar alguna pieza al medio día y donde puede capturar un ratón o rata de agua, cuando se pone el sol...



Después de la nevada que hemos tenido en Madrid entre el día 8 y 9 de enero, los montes se han visto muy afectados. Las encinas, los alcornoques, los quejigos, los fresnos y los pinos piñoneros, entre otros, han sufrido sus consecuencias, debido al debilitamiento que llevan sufriendo como consecuencia de la geoingeniería clandestina que se está aplicando en los cielos de La Península Ibérica. Una encina sana, que vive en un medio ambiente sano, donde su clima no está manipulado, donde llueve con regularidad como marcan las estaciones, no se ve tan afectada como ha ocurrido. Los montes mediterráneos que se asientan en el centro de La Península, han evolucionado bajo la influencia de un clima continental extremo, de inviernos muy crudos, con heladas, lluvias y nevadas, y veranos relativamente secos, con tormentas y temperaturas altas.

Cuando vuelva a caer otra nevada de este espesor, los árboles mediterráneos volverán a sufrir esta manipulación climática que han traído con la geoingeniería. Una manipulación climática que nos quieren vender a la sociedad, a través de una burbuja que no para de inflarse, con el nombre de cambio climático. Claro que hay un cambio climático. El que han originado en los últimos treinta años con una tecnología de última generación patentada, con el nombre de geoingeniería, que está arruinando el patrimonio natural, la salud, la cultura, la economía y la forma de vida de los ciudadanos de España.



El trepador azul, es un pájaro del tamaño de un gorrión, que habita principalmente en los bosques atlánticos y los pinares silvestres del Sistema Central. Es territorial durante todo el año, sólo sale de sus territorios los días más crudos del invierno, cuando las temperaturas bajan varios grados bajo cero y las ventiscas de nieve no hacen posible la vida en las laderas de las montañas.

En los últimos quince años, el trepador azul se ha asentado como reproductor en las sierras bajas, riberas de los ríos y la campiña de Madrid. Desde hace unos diez años, varias parejas tienen su territorio de cría en la Casa de Campo.

¿Cómo es posible, que una especie que habita en los bosques atlánticos y boreales de la montaña media y alta, se haya estableciendo y empiece a ser notoria, en unas zonas geográficas de la meseta que no la corresponden? ¿Se está enfriando el clima? ¿Vamos hacia otro periodo frío? Los seres vivos han evolucionado con el clima natural de la tierra, en sus regiones geográficas de origen. Son bioindicadores fiables del clima. Es decir, su comportamiento y sus hábitos de vida, sólo comienzan a cambiar, cuando se está produciendo un cambio natural del clima en un periodo de tiempo.

El cambio climático que están vendiendo a la sociedad, con la ayuda de los medios de comunicación (que no de información) las organizaciones no gubernamentales y otros que también perciben fondos económicos, es falso, no se sostiene por ninguna parte científica. Se han inventado un cambio climático, que según ellos, se ha originado en los últimos cuarenta-cincuenta años, justo, cuando han empezado a manipular el clima con la geoingeniería, a través de antenas que liberan hondas y aviones o drones que fumigan los cielos con productos, que alteran el clima y arruinan la vida de la tierra donde la practican. En España, en Europa, estamos asistiendo realmente a una manipulación climática, que está arruinando los recursos naturales reprobables, la salud de los ciudadanos, las culturas, la economía y la vida ancestral de sus habitantes.



martes, 1 de diciembre de 2020

EL MUNDO NATURAL DEL TORO BRAVO. INVIERNO




Entrado diciembre, el invierno ya se siente en las riberas y en las dehesas mediterráneas donde habita el toro bravo. Los días son más cortos que las noches. La humedad y el frío que reina en el ambiente, se refleja en los fresnos, en los sauces, en los chopos de ríos y arroyos, en los amaneceres blanqueados por la escarcha.

Los toros y la vacas, los zorros, las garduñas, los corzos, los ciervos... se cubren de una espesa manta de pelos largos y tupidos, que les van a proteger de las frías y heladas noches. De los días que están por venir.

Muchas aves, venidas del centro y norte de Europa, o de las montañas ibéricas, invernan en los cauces fluviales y las dehesas. Grullas, palomas torcaces, zorzales, petirrojos, chochas perdices, cormoranes, patos, gavilanes, milanos reales... ocupan el sitio de los que nos dejaron en otoño, que se fueron a África en busca de un clima más cálido.

El frío y la escasez de alimento, activa el comportamiento de todos los habitantes. Desde que amanece hasta que el sol se pone, o vuelve a salir al día siguiente, se dedican a la búsqueda de recursos para alimentarse.

Con las bellotas de encinas, quejigos y alcornoques, los toros y las vacas han engordado. Ahora, van a tener que tirar de todos los recursos naturales para afrontar el invierno. Los pastos, las hojas de árboles y arbustos y los últimos frutos del año, van a ser esos recursos. Las vacas, en plena gestación, van a necesitar un aporte extra de comida.

En algunas vacadas, nacen los primeros becerros del año. Los añojos, erales y utreros, ahora, prácticamente son erales, utreros y toros. Su comportamiento va a cambiar mucho con la edad a lo largo de la estación. Al final, con el inicio de la primavera, los utreros y los toros, dependiendo de la casta y de la estirpe, tendrán numerosas peleas, en las que varios ejemplares van a morir o van a sufrir lesiones de variadas consideraciones, como consecuencia de las cornadas.

El invierno, aunque no lo parece, es una estación llena de contrastes. Con días muy duros y difíciles, en los que las lluvias, días de nieve y continuas heladas, ponen a prueba a todos los habitantes del campo. También tiene días soleados, con temperaturas más benignas, en los que la vida se manifiesta con alegría por todas partes.

Una estación del año, que da la mayoría de edad a gran parte de los jóvenes que nacieron la primavera y el verano pasado. Una estación que hace más fuertes a los individuos sanos, y les abre el camino como futuros padres para la primavera que viene. Una estación dura, natural, que deja los montes y las riberas con los suficientes recursos naturales sembrados, para que la primavera que está por llegar, explosiones de vida por todas sus áreas.