domingo, 28 de junio de 2020

LAS CONSECUENCIAS DE LOS INCENDIOS FORESTALES



Esto es lo que queda a los cuatro días de apagarse el incendio. Antes de llegar a esto, hay que tratar de que no suceda.






Ejemplar de castaño con unos mil años de vida, casi consumido por uno de los incendios intencionados a principios de los años setenta del pasado siglo, en La Sierra de Gredos. A pesar de su aspecto, sus restos siguen echando vida (hojas) todas las primaveras. Pero, este bosque no volverá a ser nunca lo que fue, con estos árboles monumentales.

domingo, 21 de junio de 2020

EL MUNDO NATURAL DEL TORO BRAVO. VERANO.








A primeros de junio el verano ya se siente en los montes mediterráneos. Las temperaturas van subiendo progresivamente, hasta hacerse extremadamente cálidas. Las precipitaciones son de carácter tormentoso. Gracias a estas torrenciales lluvias, el monte mediterráneo puede llegar en optimas condiciones al otoño.

La vida se ralentiza durante las horas centrales del día. Sólo se manifiesta durante la noche, al amanecer y la caída de la tarde. La flora soportar la agresiva radiación del sol, la escasez de lluvias y la nula humedad ambiental.

Los mamíferos que han criado durante la primavera, anda ahora por el monte en compañía de sus crías. Algunas aves están terminando de criar, y otras van acompañados de sus pollos a las fuentes y en busca de alimento. Los anfibios se resguardan en los cursos fluviales y lugares frescos durante el día. Cuando se pone el sol, inician sus actividades. Los reptiles son los que más se benefician de las altas temperaturas del verano. Cuando el resto de la fauna está al resguardo de las altas temperaturas, ellos inician sus actividades.

Las vacas bravas, acompañadas por sus becerros, pastan y transitan por el monte durante las “horas frescas”. Del medio día a la caída de la tarde, sestean en ciertas querencias donde se alzan grandes árboles. Están gordas y lustrosas, como sus becerros, debido a los abundantes pastos de la primavera.

Los añojos y los erales van cambiando de aspecto con el paso de los meses. Los novillos se van pareciendo a ese toro que llevan dentro. Algunos no van a llegar al verano, como consecuencia de las peleas.

Los toros están en plenitud, completamente formados. Ahora es complicado verlos por el monte, pues sólo salen de sus querencias cuando cae la tarde.

El verano es una estación agradable por su estabilidad, pero duro por su clima. Un clima que ha condicionado a los montes mediterráneos y a sus habitantes, durante miles de años, a unas condiciones naturales extremas...