lunes, 27 de mayo de 2019

LAS CONSECUENCIAS DE LA SEQUÍA QUE VIENE...



Después de pasar un invierno extremadamente seco, uno de los más secos de los últimos cien años, las escasas lluvias de esta primavera apenas han corrido por los arroyos del monte.
En los últimos 19 años esta imagen se ha repetido dos veces. Las continuas sequías encadenadas, el déficit hídrico (por no decir ya inexistente) que presentan los suelos y los pequeños acuíferos de la sierra, han conseguido que los arroyos ya no corran con regularidad, desde el otoño hasta entrado el verano.
Lo que más preocupa al ver la imagen, es que esta situación se ha producido en plena primavera, cuando se supone que los ríos, charcas y arroyos tienen que estar llenos de agua, y el monte debe de estar a rebosar de verdes.




La situación por la que están pasando los encinares asentados sobre arenas del centro de Madrid, es todavía más preocupante y más grave. En la imagen vemos un majadal de juncos, ocupando el fondo de un pequeño valle, en el interior de una mancha mediterránea de encinas. En esta época del año debería de estar inundado por el agua de las lluvias, y por los aportes hídricos de los acuíferos someros.




Al observar la fotografía con detenimiento, tomada el día 10 de octubre de 2012, podemos ver como los verdes característicos que cubren las hojas de las encinas, han desaparecido. Han sido sustituidos por naranjas y rojos artificiales, como consecuencia de las altas temperaturas y la sequía que ha machacado al monte.

Los meses de junio, julio, agosto, septiembre y octubre de 2012, fueron secos y extremadamente cálidos en el centro de Madrid. A este clima se unió el déficit hídrico de los últimos doce años y la sobreexplotación del acuífero de la zona, el Acuífero Terciario Detrítico Nº14. Las consecuencias ambientales para los encinares que habitan sobre arenas próximos a Madrid, fueron devastadoras. Cientos de encinas centenarias, de doscientos y trescientos años, murieron en todos los montes.

En varios puntos del centro de La Comunidad de Madrid, se está sobreexplotando el acuífero Nº 14 a través de pozos concentrados, que suministran agua a la industria, el consumo humano, las urbanizaciones y los campos de golf. Esta sobreexplotación ha creado grandes conos de depresión freática, donde ya no hay agua a ciertas profundidades, y donde ya no se produce el fenómeno natural de la transpiración de la humedad del acuífero en los meses cálidos, desde las capas profundas hasta las superficiales. Este fenómeno mantiene vivos a los montes mediterráneos durante el verano.




Cientos de encinas, quejigos y alcornoques, presentan un estado físico muy deteriorado, lamentable, penoso. Están muy debilitados, debido al estrés hídrico que llevan soportando durante los últimos 19 años. Están enfermos y se están muriendo.




En el año 2015-16 cientos de encinas centenarias como la que vemos en la fotografía, se talaron en ciertos montes mediterráneos del centro de Madrid, para tapar la catástrofe ambiental que están causando las sequías encadenadas y la sobreexplotación puntual de El Acuífero Terciario Detrítico Nº 14. Incumpliendo la Ley de El Parque Regional de La Cuenca Alta de El Río Manzanares y alguna más.




El invierno pasado y la primavera presente están siendo muy secos y cálidos. No ha llovido ni la mitad de lo que cae habitualmente. Mientras todo esto ocurre en Madrid y en muchos puntos de la geografía de España, seguimos mirando al cielo a ver si llueve...


6 comentarios:

  1. Se te echaba ya de menos. Muy interesante el artículo y realmente preocupante. El año pasado por estas fechas ibas a cualquier sitio y lo encontrabas todo muy verde, muy florido, con mucha más fauna. Este año en el valle del Tiétar, en la zona por la que me muevo, la hierba de las praderas empieza a clarear y por supuesto no hay prácticamente flores, con lo cual ves muy pocos insectos. Ojala llueva pronto. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Igual que está ocurriendo en el valle de El Tiétar, está ocurriendo en las sierras bajas de Madrid. Muy poca hierba y flores, y si el año pasado fue un año excepcional en insectos y aves, este año apenas se ven. Los saltamontes casi han desaparecido. En cuanto a la primavera, en Madrid ya se ha terminado por este año. El clima que estamos teniendo estos días es de aires y mucho calor para las fechas. El monte, sin dejar de notar la falta de agua que lleva padeciendo, los árboles empiezan a dar signos de la sequía que viene. Aquí sólo hay una solución, que llueva lo que debe de llover, y que se regule conforme a la ley la extracción de agua de los acuíferos, sobre los que se sustentas los montes mediterráneos que habitan sobre arenas.

    Gracias por la información Francisco.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, que panorama tan triste.

    La verdad es qué si no llueve más es posible que nos plantemos en 5 meses sin lluvia en los alrededores de Madrid
    (de mayo a septiembre) y eso seria un auténtico desastre medioambiental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no llueve en el mes de junio, y en julio, agosto y septiembre no se producen las tormentas naturales de verano, cientos de encinas, quejigos, alcornoques y robles melojos centenarios, que habitan en los montes mediterráneos sobre arenas y en las sierras bajas de el centro de La Península Ibérica, van a morir como consecuencia de esta sequía y las que llevan acumuladas. Por otra parte, la fauna lo está pasando muy mal. Esta primavera se han perdido muchos nidos de rapaces. Las que lo están consiguiendo, están sacando uno o dos pollos. Las aves insectívoras han perdido muchos nidos, con pollos principalmente, pues apenas se ven insectos por el monte. Y ya con estos calores, la mayoría van a cortar la reproducción por este año.

      Un saludo Jimbaco.

      Eliminar
  4. ¿Y esa forma de escribir? "de el " = del ; "a el" = al

    Que llueva este año no nos salvará de rezar el siguiente. Según AEMET España va camino de ser un desierto por el cambio climático 2070 95% del territorio español como desierto o con riesgo de desertificación. Hay que ir sembrando CACTUS !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El idioma Castellano es lo que tiene. A las cosas las podemos llamar con diferentes nombres y lo mismo podemos hacer con las palabras, por eso es tan rico y tan auténtico...
      Centrándonos en el tema que nos ocupa, que considero más importante. Como bien dices, que llueva regular un año, como ocurrió 2018, no nos salva que al siguiente no llueva. Ahí se crea un déficit hídrico que va a ir afectando al monte, a sus árboles y arbustos, a la fauna, y a nosostros. Referente a la AEMET, si es cierto que divulga este tipo de mensajes (lo dudo) no se en que datos históricos se basa. Para que ocurra eso en una parte del planeta de forma natural, por un cambio climático, tienen que pasar siglos y una serie de cambios climáticos continuados. A no ser que haya una serie de factores esternos, artificiales, manejados, que lo quieran hacer posible.

      Un saludo danddv77

      Eliminar